Ultimas noticias

Síntesis del Vl Informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO 6)

Que le está sucediendo a nuestro medio ambiente y cómo hemos respondido.

Los riesgos para toda la sociedad vinculados a la degradación ambiental y los efectos del cambio climático suelen ser mayores para las personas en situación de desventaja, sobre todo para las mujeres y los niños de los países en desarrollo (establecido, pero inconcluso). Muchas de las repercusiones descritas más arriba son graves o irreversibles y pueden dar lugar a la pérdida de los medios de vida, el aumento de la morbilidad y la mortalidad y la desaceleración económica, y tienen un mayor potencial de causar conflictos violentos y migraciones en masa y de disminuir la resiliencia social. En este momento se necesitan urgentemente medidas para una adaptación más eficaz, especialmente para las poblaciones y regiones que se encuentran en una situación vulnerable.
La magnitud cada vez mayor, el alcance mundial y la velocidad del cambio de esos factores impulsores del cambio ambiental plantean dificultades, que se han de resolver urgentemente, para gestionar los problemas ambientales y los relativos al cambio climático (bien establecido). En muchos ámbitos nuestra comprensión científica de los crecientes efectos adversos es cada vez más generalizada, como lo es el saber que la naturaleza del cambio puede ser a veces irreversible.Medio ambiente contaminación industria petrolera
Las prioridades temáticas tratadas en el sexto informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial se han seleccionado y analizado teniendo en mente ese contexto, y los resúmenes por temas se han organizado para proporcionar a los encargados de la adopción de decisiones los conocimientos más cruciales sobre cada tema, incluidos los vínculos con los distintos factores impulsores y las posibles vías de acción.

La situación del medio ambiente
Las emisiones antropógenas siguen alterando la composición de la atmósfera, lo que da lugar a la contaminación del aire, el cambio climático, la reducción del ozono estratosférico y la exposición a sustancias químicas persistentes, bioacumulativas y tóxicas.
*La contaminación del aire es el principal factor ambiental que contribuye a la carga mundial de morbilidad, y ocasiona entre 6 y 7 millones de muertes prematuras (bien establecido) y pérdidas anuales en materia de bienestar estimadas en 5 billones de dólares de los Estados Unidos (establecido, pero inconcluso).
Quienes están más expuestos a la contaminación del aire, especialmente a materia particulada fina, son los residentes de las zonas urbanas de algunos países con tendencias de urbanización rápida (establecido, pero inconcluso), así como los aproximadamente 3.000 millones de personas que dependen de la quema de combustibles como leña, carbón, residuos agrícolas, estiércol y queroseno para cocinar, calentarse y alumbrarse (bien establecido). Las personas ancianas, las muy jóvenes, las enfermas y las pobres son más susceptibles a los efectos de la contaminación atmosférica (bien establecido).
A nivel mundial, las tendencias a unas menores emisiones de contaminantes atmosféricos locales en algunos sectores y regiones se han visto contrarrestadas por unos aumentos mayores en otros sectores y otras regiones, por ejemplo, en algunos países que están experimentando un desarrollo rápido y en zonas de rápida urbanización (bien establecido). Los datos disponibles indican que las emisiones disminuyen significativamente cuando se establecen regulaciones. Los acuerdos internacionales han sido eficaces con respecto a determinadas sustancias químicas. La mayor eficiencia energética y las técnicas de control de la contaminación pueden utilizarse para reducir las emisiones de contaminantes atmosféricos. Como resultado de los controles impuestos a las centrales eléctricas, las grandes instalaciones industriales y los vehículos, ha adquirido mayor importancia la contribución relativa de otras fuentes, como la agricultura, el uso doméstico de combustibles, la construcción y otro equipo portátil, así como los incendios forestales y el uso de fogones.
La electricidad generada a partir de recursos no renovables y los sectores de producción y consumo de combustibles fósiles (“energía”) son las mayores fuentes antropogénicas de emisión de SO2 y de compuestos orgánicos volátiles distintos del metano, y también la principal fuente de emisión de otros contaminantes atmosféricos, incluidos los gases de efecto invernadero.
En todo el mundo han aumentado las emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero y se han incrementado los efectos en el clima, incluso cuando se han llevado a cabo actividades de mitigación en muchas partes del mundo. A nivel mundial, el crecimiento económico y demográfico sigue siendo el factor más importante del aumento de las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles.
Las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero de larga vida continúan aumentando, impulsadas principalmente por la extracción y el uso de combustibles fósiles para la generación de electricidad, la industria y el transporte, si bien también se ven afectadas por el uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra, la agricultura y la silvicultura (bien establecido). Las pruebas del cambio climático actual son inequívocas. Desde 1880 la temperatura media de la superficie mundial ha aumentado entre 0,8 grados Celsius y 1,2 grados Celsius aproximadamente (muy probable).
En el último decenio se han producido 8 de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia. De persistir las emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual y superará entre 2030 y 2052 la temperatura meta convenida como parte del Acuerdo de París. En el Acuerdo de París los países se comprometieron a mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales, y a proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales, pues reconocieron que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático.
Las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional, presentadas en París en 2015, son solo un tercio de las acciones de mitigación necesarias para estar en camino de mantener un aumento de la temperatura inferior a los 2 grados Celsius al menor costo posible. A fin de tener buenas probabilidades de permanecer muy por debajo de un aumento de la temperatura de 2 grados Celsius, las emisiones deben disminuir entre un 40 % y un 70 % en todo el mundo entre 2010 y 2050, y caer a cero neto para 2070.
Para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París será necesario realizar cambios transformadores que se traduzcan en reducciones sustanciales de las emisiones de gases de efecto invernadero y logren un equilibrio en las fuentes y los sumideros de emisiones (establecido, pero inconcluso). Además de reducir las emisiones de CO2, el principal gas antropógeno de efecto invernadero, la disminución de las emisiones de contaminantes climáticos de corta vida (también llamados “forzadores”), concretamente el carbono negro, el metano, el ozono troposférico y los hidrofluorocarbonos, ofrece la oportunidad de limitar el calentamiento a corto plazo, y es un componente fundamental de cualquier programa integrado de mitigación del cambio climático y gestión de la calidad del aire.
Sin embargo, dado que los gases de efecto invernadero de larga vida dominan el forzamiento climático a largo plazo, la disminución a corto plazo de las emisiones de contaminantes climáticos de corta vida debe combinarse con la mitigación de los gases de efecto invernadero de larga vida. Las emisiones de gases distintos del CO2 en las vías que limitan el calentamiento global a 1,5 grados Celsius muestran reducciones profundas que son similares a las de las vías que limitan el calentamiento a 2 grados Celsius2. (Continuará)

También le recomendamos

MORENA está robando la esperanza de mexicanos: PAN

MORENA continúa lastimando a los grupos más vulnerables de la sociedad, disminuyendo las partidas de …