Ultimas noticias

La ruta de La Independencia

  • La Invasión francesa, la abdicación de Carlos IV en favor de Fernando VII, la devolución de la Corona de este a su padre, y la cesión de esta a Napoleón y de este a su hermano José y el traslado de la familia real española al castillo de Compiegne al norte de París, fue la gota que derramó el vaso, y el 15 de septiembre de 1808 se reveló el Ayuntamiento de la ciudad de México, encabezado por don Francisco Primo de Verdad, acompañado del fraile Melchor de Talamantes, declarando rompimiento total con España, de donde no recibirían ninguna instrucción viniera de quién viniera.

Ferdusi Bastar Mérito

Las reformas borbónicas para la bonanza y construir palacios y monumentos en España, se hicieron a costa de exprimir al máximo las colonias americanas. En la Nueva España se aumentaron las alcabalas y la Corona expropió los pagarés en manos de la iglesia que hacía las veces de financiera, y remató muchas propiedades, llevando a la ruina a grandes hacendados, entre ellos a don Manuel Hidalgo, hermano menor del párroco de Dolores. Fuera de las minas y productos como el cacao, solamente se podía producir para el autoconsumo y todo debía ser importado de España.
Unido a lo anterior, los principales cargos y negocios se otorgaron a españoles por nacimiento, discriminando a los criollos, nacidos en América, creando un sentimiento de inconformidad, que fue el germen que alimentó el espíritu independentista.
La Invasión francesa, la abdicación de Carlos IV en favor de Fernando VII, la devolución de la Corona de este a su padre, y la cesión de esta a Napoleón y de este a su hermano José y el traslado de la familia real española al castillo de Compiegne al norte de París, fue la gota que derramó el vaso, y el 15 de septiembre de 1808 se reveló el Ayuntamiento de la ciudad de México, encabezado por don Francisco Primo de Verdad, acompañado del fraile Melchor de Talamantes, declarando rompimiento total con España, de donde no recibirían ninguna instrucción viniera de quién viniera.
Primo de Verdad fue encerrado en calabozos del arzobispado, donde fue asesinado, y Melchor de Talamantes confinado en las tinajas de San Juan de Ulúa donde murió más tarde.
Dos años después, la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Miguel Hidalgo inició la lucha armada, aboliendo la esclavitud y los tributos a indígenas y castas. Fue excomulgado con un rosario interminable de maldiciones, degradado, fusilado, decapitado y su cabeza expuesta en una jaula 10 años hasta la consumación de la independencia en 1821.
Morelos reinicia exitosamente la lucha, convoca el primer Congreso y promulga el Acta Constitutiva para la Libertad de la América Mexicana, nuestra primera Constitución. Se somete al Congreso y por protegerlo es apresado y fusilado.
Vicente Guerrero mantiene la lucha armada en las montañas del sur. El comandante realista Agustín de Iturbide sale a combatirlo y el 24 de febrero de 1821, tras el “abrazo de Acatempan”, firman el Plan de Iguala o de las «Tres Garantías», declarando la independencia como una monarquía regida por algún miembro de la nobleza española, la religión católica como única y la unión de todas las clases.

Tratado de Córdova
Seis meses después, el 24 de agosto de 1821, en territorio veracruzano se firman los Tratados de Córdoba entre Iturbide y el Virrey O”Donojú, declarando la independencia bajo los mismos términos del Plan de Iguala.
El llamado Ejército de las Tres Garantías entra a la ciudad de México, y el 28 de septiembre del mismo 1821 se firma el Acta de Independencia en los mismos términos del Plan de Iguala.
Una Comisión viaja a España a gestionar el traslado de un noble como monarca, infructuosamente, pues España desconoce oficialmente los Tratados de Córdoba.
Iturbide queda como “regente” del llamado “imperio mexicano”. El 24 de febrero de 1822 se instala el Congreso Constituyente y comienza el enfrentamiento entre republicanos y realistas. El 18 de mayo hay una asonada callejera proclamando a Iturbide Emperador, cargo por el que es investido por el Congreso el 22 de mayo de 1822. La lucha continúa e Iturbide disuelve el Congreso el 31 de octubre de 1822.
Tras levantamientos en diversas partes del país, se reinstala el Congreso el 4 de marzo de 1823, Iturbide abdica el día 19 de marzo, nueve meses y días después de haber sido investido como Emperador. En el Congreso, luchan el ala centralista encabezada por Fray Servando Teresa de Mier y la republicana encabezada por Ramos Arizpe.
El 31 de enero de 1824, el Congreso promulga el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana. Filisola convoca en Guatemala a un Congreso para decidir el futuro de las provincias centroamericanas. Los diputados centroamericanos, encabezados por el diputado por Guatemala que ocupaba el cargo de Vicepresidente del Congreso en México piden permiso y se trasladan a ese Congreso, que declara la independencia de las provincias centroamericanas, que se separan del Estado Mexicano.
Chiapas no envía diputado a ese Congreso, y el 14 de septiembre de 1824 realiza una votación, por la que deciden seguir siendo mexicanos, ya que toda su relación era con Tabasco y Oaxaca. Por tanto, no existe ninguna anexión de Chiapas.
Finalmente el 4 de octubre de 1824 se promulga la Constitución de este país, firmando el primer Pacto Federal 20 Estados: Chiapas, Chihuahua, Coahuila y Tejas, Durango, Guanajuato, Interno de Occidente (Sonora y Sinaloa juntos), México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Jalisco, Yucatán y Zacatecas y tres territorios: Las Californias (la vieja y la nueva), Colima y Nuevo México.
Posteriormente se separarían Sonora y Sinaloa y se erigirían el Distrito Federal y los Estados de Colima, Guerrero, Aguascalientes, Campeche, Quintana Roo, Morelos, Hidalgo, Nayarit, Baja California y Baja California Sur.

También le recomendamos

Adán Augusto si comprometió recursos económicos con CFE

Adán Augusto López Hernández si comprometió recursos de las participaciones federales que recibirá Tabasco en …