Ultimas noticias

Tribuna Política

Perverso ataque de Trump a México

México recibió con beneplácito la noticia de que habían llegado a un acuerdo el gobierno mexicano y el estadounidense, no sólo los comerciantes deben congratularse, porque si se hubiera aplicado aranceles a los productos nacionales exportados a Estados Unidos, hubiese impactado en el crecimiento de la economía mexicana.
Así lo reconoció el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, quien consideró que, de aplicarse los aranceles a las mercancías de origen mexicano, habría un impacto en el crecimiento de la economía, y eso que ya se estima en un muy bajo 1.5 % y según consideró recientemente BBVA Bancomer, el crecimiento económico del país estará por debajo del 1 % en este año.
El beneplácito también se dio en los Estados Unidos, desde el anuncio de las medidas arancelarias que quería implementar Trump, se le fueron encima los empresarios norteamericanos y el pueblo en general, es más hasta los mismos republicanos, porque a quienes más perjudicarían estas locas medidas electoreras era a los gringos, que tendrían que pagar más por los productos mexicanos.

Temas migratorios con fines electorales
Claro que es un logro del gobierno mexicano alcanzar un acuerdo con el gobierno autoritario de Donald Trump, máxime que el presidente de los Estados Unidos está tejiendo su reelección, y su triunfo electoral lo fincó en el ataque a México, “los mexicanos pagarán por el muro” lo llevó a la Casa Blanca, ahora quiere reelegirse y seguramente endurecerá sus embestidas contra nuestro país.
Las amenazas de Trump de aplicar aranceles a productos mexicanos no son de carácter económico, utilizó el tema migratorio para disfrazar sus fines electorales. La migración es un problema global causado por las políticas neoliberales. El mandatario estadounidense considera un problema a los migrantes, no los quiere en su país, y debe respetarse su decisión, aunque no la compartamos.
Lo que no debe ser, es la política intervencionista de Donald Trump, y que abusando de su poderío presione a México para que endurezca sus acciones contra los migrantes, sobre todo en nuestra frontera sur, eso transgrede la soberanía nacional. Cada nación es libre de decidir sus políticas migratorias. Aunque debemos reconocer que la frontera con Centroamérica es un desastre, una vil porquería.
Por ahí pasa cualquier cantidad de droga, no le entraba el gobierno mexicano a la red de corrupción e impunidad que existe, prácticamente está a merced de los migrantes que hacen lo que quieren, recordemos que hace unos meses rompieron las rejas de la estación fronteriza; además las grandes bandas delictivas como la Mara Salvatrucha, operan libremente. La 4T seguramente trae medidas correctivas a esta situación, con este conflicto se adelantará todo.
Alcanzar un acuerdo, es ganar, ganar para México, AMLO actuó mesurada e inteligentemente, aunque se dijo que carecía de una estrategia el gobierno mexicano para enfrentar este conflicto, demostró que puede enfrentarlos y salir airoso. Ahora va a endurecer sus acciones en la frontera sur, obtuvo una justificante. Las críticas son sesgadas, la falta de pago los tiene molestos y atacan por todo.
Cumplió su cometido el gobierno norteamericano de convertirnos en un “tercer país seguro”, esto nos convierte en el destino de migrantes y refugiados de todo el mundo, y nos obliga a darles asilo temporal. Ahora México permitirá que cualquier migrante de Centroamérica o de otro lugar solicite asilo a Estados Unidos desde nuestro país, incluidos los que crucen la frontera estadounidense que serán traídos a nuestro territorio.
A raíz de este acuerdo el gobierno estadounidense puede cambiar sus leyes de asilo y prohibir que quien no lo haya solicitado desde México pueda solicitarlo allá. Ahora, tenemos que darles asilo inmediatamente, ofrecer trabajo, acceso a la salud y educación a los deportados y sus familias, también salvaguardar sus Derechos Humanos, por «justicia y fraternidad universal».
No todo es malo en este “acuerdo” bilateral, porque a otra cosa que México se comprometió fue a reforzar las acciones que garanticen el cumplimiento de la ley en el país, por lo que deberá incrementar su aplicación, debiendo tomar acciones decisivas para desmantelar principalmente organizaciones de tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamiento.
Asimismo, se comprometieron a fortalecer la relación bilateral, incluyendo el intercambio de información y acciones coordinadas que ayuden a resolver el problema migratorio. Esto debe ser un parteaguas en la solución de este asunto, porque acordaron ir a la raíz del problema para atacarlo desde su origen.
Sin duda, crear condiciones de seguridad y bienestar en los territorios de origen de quienes persiguen el sueño americano, inhibirá la migración; por eso, ambos países se comprometieron a impulsar el desarrollo de Centroamérica y del sur de México, para que haya mejores condiciones de vida en esta zona.

El perverso ataque de Trump
En el acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con Estados Unidos, AMLO señaló: “Una de las consecuencias de la aplicación del modelo neoliberal en nuestro país fue la expulsión masiva de personas de sus lugares de origen”; esto porque se abandonó la producción primaria originando que millones de mexicanos tuvieran que irse a buscar la vida del otro lado del Río Bravo.
Ahora bien, en caso de no alcanzarse los objetivos acordados, habrá medidas adicionales, y de ser necesario se reanudarán las “negociaciones” para alcanzar un nuevo acuerdo. El desenlace de este escabroso asunto me recuerda una máxima de litigantes, quienes aseguran que más vale un mal arreglo que un buen pleito.
El perverso ataque del presidente norteamericano contra México, sin duda funcionó; es más, mató dos pájaros de un sólo tiro, pues logró que el gobierno mexicano cambiara sus políticas migratorias, y se convirtiera por fin en un tercer país seguro, además electoralmente gana porque esto es bien visto por el pueblo estadounidense.
El mitin de Tijuana, convocado originalmente como un acto de presión terminó siendo de festejo, allí López Obrador dijo, “se nos estaba colocando en una situación muy difícil, muy incómoda, la de tener que aplicar a ciertas mercancías de Estados Unidos las mismas medidas, restricciones comerciales similares a las que se iban a poner a las exportaciones mexicanas”.
Además, señaló, “Rechazo los actos de represalias y la ley del Talión, soy un pacifista convencido, inspirado en los ejemplos de Gandhi, de Nelson Mandela, sin embargo, como jefe y representante del estado mexicano no puedo permitir a nadie que atente contra la economía de nuestro país y menos que se establezca una asimetría injusta, indignante para nuestro gobierno y humillante para nuestra nación”.
Asimismo, Obrador señaló que en Estados Unidos viven actualmente 15 millones de mexicanos que realizan un aporte fundamental a la economía y cultura de aquel país, y enfatizó, “Hay allá más de un millón de emprendedores, además los mexicanos realizan más del 30 % de las labores agrícolas en EU, el 20 % por ciento de las tareas en construcción y el 15 % de la industria turística”.
Y enfatizó que nuestros compatriotas aportan a la economía mexicana unos 33 mil millones de dólares anuales. Además, dejó en claro, que, “así como la nación vecina constituye el principal destino para las exportaciones mexicanas, nuestra nación es también el mercado más importante para las exportaciones de Estados Unidos”.
Recalcó, que la amenaza de imponer aranceles, “se trató de una medida que respetamos pero que no compartimos, porque de aplicarse hubiese causado un daño importante en ambas economías y debilitado en forma significativa la alianza comercial de la región”. El gobierno mexicano encabezado por AMLO salió bien librado de este conflicto.
Conociendo lo beligerante que es Donald Trump, sus deseos reeleccionistas, su animadversión por México y los mexicanos, seguramente vendrán más ataques; la postura de Andrés Manuel ante nuevos embates, no debe cambiar, debe mantener su disposición al diálogo y buscar la solución de los conflictos a través del entendimiento. La mesura y oficio político favorece al gobierno mexicano, dieron resultados, actuar con firmeza fue clave. Hasta la próxima entrega.

También le recomendamos

SIN RODEOS Luis Uriel Acosta Magaña

SIN RODEOS

DECEPCIÓN CIBERNAUTA EN EL EDÉN Carlos Alberto Castillo Romero: Siempre se pensó que con la …