Ultimas noticias

Tabasco va con Morena

  • El éxito de Morena en estas elecciones, fue convertirse en la esperanza de un pueblo cansado de la corrupción y con un gran hartazgo contra los malos gobiernos.

Se consumó lo que las encuestas decían que Tabasco votaría por Morena. La intención del voto se convirtió en sufragios. Las mediciones daban una ventaja para Adán Augusto López Hernández de tres a uno, su triunfo fue arrollador, histórico, nadie había ganado la gubernatura tan abrumadoramente.
La distancia contra su más cercano perseguidor fue de más de 500 mil votos; prácticamente le dijo a Gerardo Gaudiano: “gracias por participar”, lo avasalló, lo borró, y quizá lo jubiló, le hizo lo que deseaba hacerle Gerardo a ANJ y a él, una cosa es querer y otra es poder.
La inmensa mayoría de los tabasqueños, no quieren a GGR esto se dice donde quiera, y lo dijeron los electores en las urnas, porque ni la cuarta parte de quienes votaron lo hicieron por él. Debería valorar el irse a otro lado aquí es mal visto, la fama de mal gobernante y corrupto lo perseguirá siempre.

GAUDIANO NO GANÓ NI SU CASILLA
Evaristo Hernández Cruz obtuvo más votos que Gaudiano, y eso que por el Dragón sólo votaron los de Centro, y por el “Niño Rosa” lo hicieron en todo el estado. Al “castorcito” no lo quieren ni donde vive, no ganó ni su casilla, ahí obtuvo sólo el voto de su esposa y el suyo.
El rechazo a Gerardo es producto de su pésimo gobierno en Centro. Como gobernante es un buen maratonista. Me pregunto si habrá entendido que en Tabasco no tiene cabida un político mentiroso como él.
Hoy en día lo que se promete en campaña se debe cumplir, porque al que no cumple por lo menos le mientan la madre como a Gaudiano, cuando regresa a pedir el voto. En las urnas el elector califica los gobiernos, Gaudiano salió reprobado, pesó su mala fama. Lo mejor que puede hacer, es irse de Tabasco.
Quedó plenamente demostrado que contra la voluntad del pueblo, nada ni nadie puede oponerse. El éxito de Morena y sus candidatos se debió no sólo al efecto Obrador, hoy conocido como tsunami Morena, sino a la estrategia y esfuerzo de casi todos los que integran ese partido y particularmente de sus candidatos.
Un palmo de narices se llevaron quienes quisieron minimizar el efecto Obrador, hubo quienes se reían de Morena porque buscaban un millón de votos para el peje, prácticamente lo lograron.

NO ESTABAN ECHADOS EN LA HAMACA
Juntos haremos historia hoy es una realidad gracias a los protagonistas del cambio y al trabajo de organización desplegado a lo largo y ancho del territorial estatal, quedó demostrado que no estaban echados en la hamaca los candidatos como decían sus adversarios.
El éxito de Morena en estas elecciones, fue convertirse en la esperanza de un pueblo cansado de la corrupción y con un gran hartazgo contra los malos gobiernos.
Los candidatos y protagonistas del cambio lograron que el elector los escuchara, pero sobre todo escucharon al pueblo, hicieron empatía con los ciudadanos y transformaron el rechazo a los políticos en confianza, con la sola petición, de “no, nos vayan a fallar”.
Tuve la oportunidad de entrevistar a varios candidatos, la sensibilidad es una cualidad en todos ellos, eso augura buenos tiempos, porque en Tabasco le faltó al actual gobierno sensibilidad y voluntad de hacer las cosas bien, les faltó corazón y deseos también.
Son tiempos de reconciliación, esa fue la clave del éxito de Adán Augusto, mandó un mensaje sensato al pueblo, porque el principal mal de Tabasco es la confrontación de su clase política, ese pleito entre políticos dio al traste con el desarrollo, rompió la armonía social y permeó en la sociedad.
Eso debe quedar atrás, es tiempo de sumar esfuerzos, de anteponer el interés del Estado sobre los intereses de grupo, si así lo entendemos y si nos ponemos a trabajar las cosas cambiarán. Se debe entender y poder comprender que si a Tabasco le va bien, nos iría bien a todos.

TIEMPO DE TABASCO
Es tiempo de Tabasco, nunca podría haber una mejor oportunidad que la actual, el que haya un presidente Tabasqueño es una gran razón, pero que sea AMLO quien conoce a fondo las necesidades y potencialidades del Estado, da más que esperanza.
La situación de la entidad es catastrófica pero es posible revertirla; para ello se necesita sobre todo voluntad, planeación, orden y firmeza, Adán Augusto lo sabe y lo hará, está capacitado para hacerlo y quiere hacerlo, es cuestión de tiempo.
Vamos a tener un Gobernador que no viene del altiplano, sino uno que ha vivido toda su vida aquí, que no viene para gobernar y luego largarse a disfrutar a otro lado; no, eso no pasará con Adán Augusto, él después de gobernar desea seguir viviendo aquí, pero en un mejor Tabasco, tranquilo y próspero.

También le recomendamos

SIN RODEOS Luis Uriel Acosta Magaña

SIN RODEOS

Tabasco 6° lugar nacional en feminicidios Independientemente de la corrupción que genera el Gobierno del …