Ultimas noticias

Tabasco quebrado

El Gobierno de Tabasco realiza un mal manejo del erario, carece de personal competente, sus órganos de control son deficientes, no cuenta con la documentación del gasto. Las finanzas públicas “sanas” que tanto presumía Arturo Núñez son una gran mentira.

La ineficacia de los funcionarios y sus acciones, la desprotección total de los ciudadanos, el deterioro de las instituciones, de la economía, de los órganos de control y la implementación de políticas de ocurrencia, intrascendentes que no benefician al ciudadano son características del gobierno de Arturo Núñez.
Sus consecuencias son el primer lugar nacional en desempleo, robo con violencia, a transeúntes, a negocios y abigeato, una gran inseguridad, el -12.6 de decrecimiento económico, el último lugar nacional en educación básica, el aumento de la pobreza y que miles de tabasqueños sufran hambre, entre otras cosas.
A eso se debe el gran rechazo que los tabasqueños tienen contra el
mandatario estatal, ese repudio se lo ganó con su pésimo gobierno, y su falta de sensibilidad y voluntad para cambiar las cosas, la apatía mostrada ante los grandes pendientes del Estado lo tienen ubicado como el peor gobernador del país.
El encono con que llegó al gobierno ANJ, lo llevó a despedir a muchos burócratas justificándolo en que habían formado parte del daño patrimonial a Tabasco.

NO SABEN GOBERNAR
Entre los despedidos, algunos tenían capacidad y experiencia en la administración pública, de lo cual carece el Gobierno del Cambio Verdadero, la actual administración sigue en la curva del aprendizaje, “no saben gobernar”, dijera el ex Gobernador Manuel Andrade.
Los malos manejos financieros y la corrupción, son característicos de éste gobierno y así lo comprueba la verificación de los recursos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) aportados por la Federación durante 2015 al estado de Tabasco.Disculpe las molestías
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) con base en los parámetros establecidos determinó, que la Secretaría de Educación carecía de programas de capacitación para sensibilizar a los servidores públicos sobre la importancia de aplicar códigos de conducta y ética institucional para manejar recursos.
Lo anterior, demostró que a principios del 2017, no se habían implementado en el gobierno de Tabasco los programas de capacitación de personal y mucho menos los mecanismos de control que permitieran combatir la corrupción.
El fallido gobierno del Cambio Verdadero, se pasó la mitad del sexenio echándole la culpa de todo a Granier, pero la situación que atraviesa el Estado se debe a la corrupción e impunidad con que se conducen los funcionarios públicos, y eso es culpa del Gobernador Núñez por no evaluar a sus colaboradores.
Señala también la ASF que hasta diciembre del 2016 no se habían establecido procedimientos para medir el conocimiento que tenían los servidores públicos de los documentos de control presupuestal.
Y tampoco existían mecanismos implementados para captar e investigar actos contrarios a la ética y conducta; además, que las instancias que dan seguimiento y resolución a los mismos no estaban formalizadas.

CORRUPCIÓN
No hubo ni siquiera el interés de implementar los mecanismos para combatir la corrupción, pues hasta esas fechas estaba en “proceso” establecer los mecanismos necesarios para formar servidores públicos competentes, esto según manifestaron para solventar la observación.
Asimismo estableció la Auditoría Superior de la Federación que se debía formular un plan estratégico institucional para dirigir de manera ordenada y coherente sus actos, así como también establecer una metodología específica para el proceso general de administración de riesgos.
La ASF determinó que el Gobierno de Tabasco debía establecer procedimientos mediante los cuales se informe al titular de la institución y demás personal responsable sobre la existencia o surgimiento de riesgos de fuentes internas o externas, incluidos los riesgos de fraude y posibles actos de corrupción.
En conclusión, para la Auditoría Superior de la Federación, el Gobierno de Tabasco hasta el año pasado no contaba con los mecanismos indispensables para evitar la corrupción.
Por ello, dictaminó que se debían reforzar los medios y mecanismos establecidos para la obtención, procesamiento, generación, clasificación, validación y comunicación de la información financiera, presupuestaria, administrativa y operacional requerida en el desarrollo de sus procesos, transacciones y actividades.
Evidentemente no atendieron las observaciones y por ello los aguinaldos se pagaron extemporáneamente y vemos constantes plantones porque no les pagan a los servidores públicos.
La falta de resultados en el combate a la corrupción en la actual administración se debe esencialmente a la falta de voluntad para hacerlo, pues no cuentan ni con los mecanismos adecuados, ni tampoco con un personal competente para ello.
En diciembre del 2017 la ASF hizo pública la auditoría realizada a la cuenta pública 2016 en lo referente al Programa “Apoyos a Centros y Organizaciones de Educación”, misma que tuvo 6 observaciones que generó una promoción de comprobación fiscal y 5 Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria.
El Dictamen de la Auditoría Superior de la Federación revela que se revisó una muestra de 722.5 millones de pesos, que representó el 85 % de los 850 millones de pesos transferidos al Gobierno de Tabasco mediante el Programa U080.
En el ejercicio de dichos recursos, el Gobierno del Estado de Tabasco incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente de la Ley General de Contabilidad Gubernamental por no contar con registros, contables y presupuestarios, específicos de las operaciones del Programa U080.
Asimismo, fue observado que para administrar y ejercer los recursos no utilizó una cuenta bancaria específica y no canceló la documentación comprobatoria con el sello de “Operado”.

INCUMPLEN LA LEY
Por otra parte, fue observado el incumplimiento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta por no emitir el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI); tampoco aplicaron retenciones del ISR al aguinaldo pagado y no integraron debidamente la documentación del historial laboral de sus empleados.
Por cierto, a partir de enero de éste año les están descontando a los servidores públicos el ISR de sus compensaciones, cobro que nunca se había realizado, y por el que no se les ha entregado el recibo correspondiente, de que dicho impuesto haya sido enterado a la Hacienda Pública Federal.
Además, se incumplieron las obligaciones de transparencia sobre la gestión del Programa U080, ya que no se presentó evidencia de que se remitieron a la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación Pública los informes trimestrales sobre el destino y aplicación de los recursos que le fueron entregados, ni de los productos financieros generados, así como del informe final, lo cual limitó a la entidad federativa para conocer sus debilidades y áreas de mejora.
Lo anterior, demuestra el gran desaseo con que se ejerce el erario en Tabasco, es evidente que la falta de pago oportuno a los maestros en la Secretaria de Educación se debe a desvíos de fondos o a la falta de la aportación que le corresponde realizar al gobierno estatal.
El gobierno federal ha cumplido en tiempo y forma con esa obligación al depositar en una sola exhibición a principios de cada año la parte que le corresponde aportar según el acuerdo signado.
Al menos en el 2015 contribuyó de manera significativa para el cumplimiento de estos objetivos, ya que para el ciclo escolar 2014-2015, financió el 83.1% del personal, 68.9% de las escuelas y 83.1% de la matrícula.
Por cierto, la Secretaría de Finanzas transfirió a la SE el total que debía suministrarle para Gasto Corriente por un monto de 537 millones, 357 mil, 400 pesos, pero no los 149 millones, 972 mil, 800 pesos para el Gasto Operativo, ya que al 31 de diciembre de 2015, sólo había ministrado un monto de 10 millones, 771 mil, 300 pesos.
El Gobierno de Tabasco realiza un mal manejo del erario, carece de personal competente, sus órganos de control son deficientes, no cuenta con la documentación del gasto. Las finanzas públicas sanas que tanto presumía Arturo Núñez son una gran mentira. Hasta la próxima entrega.

También le recomendamos

TRIBUNA POLÍTICA

El México de privilegios y la falta de oportunidades “Por el bien de todos, primero …