Ultimas noticias

SIN RODEOS

TABASCO NO ES UN EDÉN PARA MUJERES Y NIÑOS
Con escasos cinco meses para que los tabasqueños se libren del peor gobierno que ha tenido la entidad, la Dirección para el Combate a la Violencia de Género de la Fiscalía General del Estado (FGE) aún no termina de saber si en 88 casos de asesinatos de mujeres se tienen las características para ser considerados feminicidios.
El 60 por ciento de los niños tabasqueños está expuesto a diversos tipos de violencia como la violencia familiar y la sexual que afectan su desarrollo emocional y físico. Siendo la explotación laboral otro de los problemas que enfrentan los menores bajo la estulticia del Gobierno del Cambio.Luis Uriel Acosta Magaña
Inmersos en las cuestiones electorales que prácticamente borraron del Estado al PRD, pasaron desapercibidos temas de trascendencia tales como el que en junio de este 2018, Tabasco alcanzó la cifra más alta en el número de homicidios con arma de fuego, secuestro y feminicidios, de acuerdo a reportes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Se tiene que destacar que el total de carpetas de investigación iniciadas por algún delito en junio fue de 3 mil 526 que representa la cifra más baja de todo el año, pese a ello en el desglose, en los delitos de alto impacto que más preocupan a los ciudadanos se tuvo un incremento.
Precisamente el mes pasado se iniciaron cuatro carpetas de investigación por el delito de feminicidio, con las que ya suman 16 investigaciones por ese delito en lo que va del año, dos más que lo que se reportaba en el mismo período del año pasado. Sin embargo, nada ocurre porque resulta que el Gobierno del Cambio carece de información para saber si los esfuerzos para prevenir la violencia son suficientes, ha indicado la Conavim en su momento.
También tenemos que si bien el Congreso local incrementó las penas para el delito de feminicidio, esto no fue bien recibido por diversas Asociaciones civiles que criticaron muy fuertemente la medida por considerar que de poco sirve ante la impunidad, pues son muy pocos los sentenciados por ese delito, así lo ratifican los últimos hallazgos de mujeres muertas en situaciones de violencia en Tabasco, todas ellas secuestradas, ejecutadas, mancilladas, incineradas, muertas a machetazos y hasta decapitadas.
A lo anterior se agrega como una pesada losa al hecho de que el Gobierno del Cambio cuenta con amplios pendientes en este tema, en el que a escasos cinco meses de que los tabasqueños se libren del peor gobierno que ha tenido la entidad, la Dirección para el Combate a la Violencia de Género de la Fiscalía General del Estado (FGE) aún no termina de saber si en 88 casos de asesinatos de mujeres se tienen las características para ser considerados feminicidios.

EL OBSTÁCULO ES EL GOBIERNO
Luego de recibir una solicitud por parte del Codehutab para emitir una alerta de género en Tabasco, el 20 de julio de 2017, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Conavim) emitió una serie de recomendaciones al Gobierno del Cambio con el fin de erradicar estos crímenes.
La Conavim destacó que el feminicidio se incrementó 225 % entre 2014 y 2015 en Tabasco. Así que entre varios puntos, el mencionado organismo criticó que la información registrada en las bases de datos del Estado no permite determinar si las órdenes de protección son útiles para detener la violencia contra las mujeres.
En tanto, el personal y la infraestructura institucional son insuficientes, “el único refugio que existe no cuenta con la capacidad para dar atención adecuada a las víctimas de violencia grave”, destacó. Ante esto, la Conavim recomendó al gobierno del Estado a incluir en la base de datos estatal información sobre las órdenes de protección solicitadas, dictadas, la duración, el tipo, las circunstancias que la motivaron, su eficacia y eficiencia.
Asimismo, se propuso crear una base de datos en la que todas las instancias y dependencias de la administración pública estatal obligadas por la ley suministren información en tiempo y forma sobre la situación de violencia contra las mujeres en la entidad. Además de mecanismos de seguimiento y capacitación a personal especializado en atención de víctimas, el gobierno debe aumentar el presupuesto etiquetado a programas de prevención y atención de la violencia contra las mujeres. El fracasado Gobierno del Cambio del perredista Arturo Núñez debió cumplir en enero con estos puntos. Desde luego que todos saben que no cumplió con ninguno de ellos.
Por lo que persiste que el principal problema es la falta de acceso a la justicia de los familiares de las víctimas, y el desconocimiento de las características que encuadra al delito de feminicidio por parte de las autoridades, pese a haberse tipificado en el 2012.
También en los últimos cuatro años siete mujeres víctimas de feminicidio fueron enviadas a la fosa común en calidad de “desconocidas”, por lo que prácticamente sus asesinatos quedaron impunes, por ello los feminicidios van en aumento, porque el mensaje que se le envía a los generadores de violencia es que pueden contar con la impunidad que les brinda la propia aplicación de la justicia, aunque asesinen a cualquier mujer.

PERMITEN QUE MENORES SUFRAN ABUSOS
“Los infantes representan lo más importante en nuestra sociedad, representan la base que nos proporcionan el equilibrio social, económico. Si estamos propiciando niños maltratados o que no son tomados en cuenta por las instituciones, simple y sencillamente no vamos a tener una sociedad equilibrada”, informó Alejandra Arias Gómez, Aldea por los Niños.
En este 2018 se han documentado en menores de uno y otro sexo, alrededor de 17 casos de agresión de carácter sexual a niños de 14 años de edad que son los más vulnerables y precisamente es el rango de edad que está más vulnerable y en riesgo de recibir violencia física, sexual y psicológica.
Gran parte de la población vulnerable en Tabasco son los niños migrantes, que de acuerdo a estadísticas en la entidad existen 800 menores migrantes, pero la cifra podría aumentar a un mil 500. Estos menores corren el riesgo en un 80 por ciento de sufrir algún tipo de violencia física y sexual, o de ser víctima de trata.
En 2017 la Fiscalía General del Estado reveló que durante los últimos 5 años (2012-2017) 617 menores fueron víctimas de abuso sexual, 375 de ellos tenían entre 3 y 14 años y el resto entre 15 y 17.
El 60 por ciento de los niños tabasqueños está expuesto a diversos tipos de violencia como la violencia familiar y la sexual que afectan su desarrollo emocional y físico. Siendo la explotación laboral otro de los problemas que enfrentan los menores bajo la estulticia del Gobierno del Cambio.
Se destaca la necesidad de campañas de prevención para los padres de familias y también para los menores e incluso también se requiere una alerta para combatir este tipo de problemas, puesto que la entidad contabiliza altos índices de maltrato infantil, pues cada mes se inician entre 25 y 30 averiguaciones previas y carpetas de investigación por este delito, involucrando a menores de entre dos y 16 años de edad.
Desde luego que en este lamentable índice de casos de menores víctimasque refleja la descomposición del tejido social de Tabasco, y por lo tanto, no se puede descartar también el asunto de los infanticidios.

También le recomendamos

SIN RODEOS Luis Uriel Acosta Magaña

SIN RODEOS

POSICIONAMIENTO DE DIPUTADOS RESPECTO AL VI INFORME Tenemos que en relación a la entrega del …