Ultimas noticias

Sin Rodeos

¿ESCLAVITUD MODERNA?

El delegado en Tabasco del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), Germán Arturo Gutiérrez Cortés, aceptó que se ha presentado el maltrato de adultos mayores empacadores en tiendas de autoservicio, por lo cual pidió a la población que le tenga paciencia a los abuelitos que se han animado a ser productivos.

Es que fue cuestionado sobre los maltratos contra los abuelitos que están en las tiendas empacando y que a veces reciben regaños de los clientes por no ser tan ágiles a la hora de embolsar la mercancía.

“Lo que hay que hacer es concientizar a los clientes de las tiendas, recordar que nuestros adultos mayores están haciendo un gran esfuerzo por no permanecer encerrados en sus casas, al contrario ellos son personas muy activas, el hecho que estén en edad avanzada no significa que estén enfermos, sobre todo conciencia para que si no los atienden muy rápido pues que les tomen consideración”, externó.

Sin embargo, este tema no es tan sencillo como lo plantea Arturo Gutiérrez, pues puede decirse que estas personas se encuentran entre la discriminación y el abandono.

En un país en donde al cumplir cuarenta años ya es difícil encontrar empleo la discriminación y el abandono se conoce desde que se entra en la tercera edad. El caso de los empaquetadores en tiendas de autoservicio aunque les permite allegarse unas monedas es bastante cuestionable. Pues es prácticamente una explotación con permiso.

Hace dos años en México laboraban 32 mil 340 personas mayores de 60 años como empaquetadores, todos sin sueldo y, en muchos casos sufriendo explotación, acoso, discriminación y sin derechos laborales.

Es el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) el que tiene a su cargo la celebración de convenios con las empresas en todo el país. Este organismo intenta brindar una oportunidad laboral a los adultos mayores.

Pese a ello, este tipo de apoyo tiene sus inconvenientes, pues sencillamente los supermercados encontraron empleados sin prestaciones y sin nada que los ate jurídicamente a sus “voluntarios”, dejándolos sin derechos, pero con muchas obligaciones.

La presión es constante para estos trabajadores. Romper cualquier cosa, hasta un frasco pequeño de mayonesa, es “el acabose” de las propinas de un día, del trabajo de hasta seis horas de pie y sin descanso.

Por desgracia, por la habilidad pérdida con el paso de los años, son muy comunes los accidentes.

Se debe subrayar que sus funciones no se limitan sólo a guardar en bolsas o cajas las compras de los clientes, su trabajo también incluye rolar turnos para realizar labores de limpieza, ser guarda bultos o acomodadores, perdiendo propinas en esas horas.

Aquí en Tabasco hay cerca de dos mil adultos mayores con empleo temporal como empacadores voluntarios, de ellos apenas 17 cuentan con un trabajo formal.

Es decir, que los resultados para mejorar las condiciones laborales de quienes se desempeñan en esta función son mínimos.

Desde luego que el argumento legal que las empresas utilizan para evitar su responsabilidad laboral al no ofrecer prestaciones o sueldo a los “cerillitos” es que se integran como “voluntarios”, y que sus únicas ganancias son las propinas que entregan los clientes.

En caso de alguna situación que no sea del agrado de la empresa puede ser boletinado por conflictivo, evitando que pueda laborar en algún otro supermercado.

Pues algo deberían de hacer no nada más decir que le tengan paciencia. Proteger los derechos de estos abuelos y castigar a los que los maltraten. Aquí la culpa no es de los adultos mayores es de las empresas y ustedes como responsables a quien deben de llamarle la atención es a la misma porque las personas que están trabajando hacen lo que los gerentes dicen.

LO QUE SE DICE EN REDES

Mary Rose Olive: Es verdad son las empresas que se ponen sus moños con los pobres viejitos cuando vas al súper y pides otra bolsa no es porque no te la quiera dar, es porque a ellos los regañan y para el colmo no les dejan propina

Octavio Ak: Los pobrecitos solo nos dicen que la empresa no les da bolsas grandes, por eso nos dan bastantes bolsitas, cada producto en una bolsita.

Tany Tany:a mi papá lo sacaron de Chedraui pues a veces enfermaba y tenía que atenderse y por eso faltaba, ya después pá fuera.

Martinz López: Aquí en Macuspana en la Sánchez hay un Sr. de sobrenombre “Don Chava” que aparte de que los maltrata con regaños los manda varias veces al día a sacar copias con su propio dinero que están con sacrificio ganando. Que poca vergüenza.

Jael Jacinto: ¿A la población?, será a las empresas que se pasan con los señores mayores

Caramba ¿y el DIF estatal, que hace para proteger a estas personas de la tercera edad?

FRAUDIANO ABANDONA A SU SUERTE A MUJER CON CÁNCER

Emotiva protesta realizó ayer una señora afuera del Ayuntamiento de Centro, en demanda que le regrese el local que ha trabajado por 13 años en el mercado Pino Suárez, pues necesita trabajar para pagar su tratamiento debido a que padece cáncer de mama.

La afectada resulta ser la señora Gabriela Martínez Candelero, quien explicó que el problema empezó cuando se hizo el cambio al mercado provisional y no le asignaron un local, argumentándole el administrador del centro de abasto que ella no es locataria.

Martínez Candelero sostuvo que no es justo que le quiten el espacio que otra locataria le donó para trabajarlo.

Por lo anterior expresó “Quiero que me devuelvan mi espacio de trabajo ya que en el mercado tenía 13 años trabajando y de ahí agarraba yo para mis hijos, mi renta, mi transporte y mi tratamiento ya que tengo cáncer de mama, pero el coordinador Soberano me corrió como si yo fuera una delincuente”.

Al no darle un espacio en el mercado provisional a cuenta del local que tenía en el mercado Pino Suarez, otro amigo suyo le cedió uno de sus espacios en el centro de abasto de Casa Blanca, sin embargo, ahí tampoco el Ayuntamiento le ha permitido instalarse, agregó Gabriela Martínez.

“Otra persona me dijo si no te dejan trabajar ahí, yo te cedo un lugar y Soberano me mandó a cerrar la puerta del mercado, y me dijo que ni aun así, aunque me habían dado otro local no podía yo trabajar ahí”, denunció.

Martínez Candelero manifestó que ha ido en reiteradas ocasiones a la oficina del alcalde pero solo le dicen que ya van a revisar su asunto; reiteró que solo pide que le devuelvan su fuente de trabajo.

De verdad que estas gentes nacidos en pañales de seda no tienen abuela. Yo vi en anteriores administraciones priistas, que en estos casos ni se lo consultaban al alcalde.

Un caso fue el de una señora que fue al Ayuntamiento a ver a Granier, lógicamente siendo este presidente municipal. Ahí le atendió uno de los auxiliares del secretario particular, al saber la petición le dijo, no se preocupe señora, no vamos a molestar al Presidente, en este momento le podemos hacer de esta manera si usted está de acuerdo, si no, tendremos que esperar a que le agende el secretario particular o que usted “agarre” al Presidente a la entrada, a la salida o en la calle, usted sabe que no se va a negar a ayudarle.

Eran muchachos sensibles que atendían al pueblo. Por lo pronto esperemos que este asunto se resuelva favorablemente para la señora.

Aunque desde luego, en ambos casos debe intervenir la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, pues alguien debe ayudar a estas personas.

También le recomendamos

Caleidoscopio

Bienvenidos una vez más a su espacio Caleidoscopio Cultural, en esta su revista Suceso, hoy …