Ultimas noticias

SE PREPARA SAQUEO AL PRESUPUESTO DEL NUEVO MERCADO PINO SUÁREZ

Luis Uriel Acosta Magaña

    El asunto del nuevo inmueble del Pino Suárez se mantiene en ebullición, mucho más luego de que hace unos días un reducido número de comerciantes de ese mercado, menos de treinta salieron a las calles con pancartas en donde entre otras cosas pedían escrituras de sus locales y pagar a plazos, lo cual es imposible puesto que se trata de un inmueble público.     
    Pero con esa bufonada, abrieron la puerta para que de ser posible les vendan los nuevos espacios a precio de oro, perjudicando de esta manera a los verdaderos locatarios, tomando en cuenta que desde que empezó a funcionar el Pino Suárez el ayuntamiento cobró diariamente derecho de piso, mediante boletos y tarjeta, se trabajara o no se trabajara, hubiera ventas o no hubiera ventas, si los manifestantes no lo saben deben preguntar a quienes desde pequeños estuvieron y están ahí.
    Porque estos payasos tampoco saben que la política en el sexenio 76-82 fue arrasar infraestructura pública aún funcional y edificar sobre los escombros, lo que hizo millonarios a varios en el período mencionado, tal como lo asienta el prestigiado jurisconsulto Sergio Antonio Reyes Ramos, esperando que ahora en el 2016 no pase lo mismo.mercado-pino-suarez
    En este mismo tenor, el destacado periodista José Rodríguez Castro manifiesta que los locatarios no deben aceptar salir del actual mercado hasta que se haya firmado un acuerdo de cómo se van a distribuir los espacios, costos de operación y renta, pago de luz y servicios, así como aspectos hacendarios y otros impuestos, no les vayan a vender los espacios luego como si fuese una plaza comercial privada, porque los van a engañar.
    El abogado Reyes Ramos añade que la comuna no puede disponer de algo que no existe y menos mediante un acta notarial, indicando a la par que este Ayuntamiento empresarial cree que puede repetir lo del Plan Parcial Gaviotas, donde esquilmaron a pequeños propietarios cobrándoles con terrenos las obras de urbanización, y los funcionarios estatales y municipales hicieron su agosto con la venta de lotes, embolsándose el presupuesto asignado.
    De la misma manera los comerciantes pedían en sus pancartas interlocutores que les digan cómo va el proyecto porque los que las autoridades mandan no les informan de nada y solo les dan largas. Desde luego esto es así porque con los pleitos entre los dos «Coordinadores» las autoridades prefieren que se haga otra elección, donde participen todos los que quieran, pero, que de ahí surja la persona con quien se van a entender, si es alguien que no esté señalado ni cuestionado es mejor, dicen.
    Eso pasa porque le hacen caso a cualquiera que se les acerca, como un mal ejemplo Máximo Frías Frías, y su fantasmal organización que anda embaucando a todos en los mercados, cuando el «caballero» ni es locatario, pero se dice representante de todos los locatarios del Estado de Tabasco, en fin, ya varios Secretarios Generales de las uniones en diferentes mercados han sido afectados por el flamante «líder».

                                          Las tres garantías
    Ahora bien, desde siempre los locatarios del Pino Suárez han pedido que se firme una minuta que les garanticen que regresarán a sus lugres tal a como están actualmente, con las medidas actuales en sus locales, que se firme un acta de cabildo de que el mercado se va a hacer, y asimismo que los recursos se destinen a un fideicomiso para asegurar que la obra no quedará incompleta y que no se desvíen a otra obra social.
    ¨Lo que nosotros queremos es que nos digan, nos especifiquen si el dinero va a alcanzar, en qué cuenta esta depositado, cuánto cuesta el proyecto total, y en caso de que falte dinero quien lo va a poner,¨ expresan.
    En este punto se dijo que la minuta ya está firmada, el acuerdo ya está, pero, que en el caso del fideicomiso el Ayuntamiento no tiene facultades para hacerlo pues se trata de recursos federales que serán operados a través de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y de Obras Públicas (SOTOP), quien por cierto pese a premura del tiempo, hasta ahora no ha lanzado la convocatoria para invitar a los constructores para participar.
    Tienen razón, para que luego no salgan con que a chuchita la bolsearon, pero les están dando atole con el dedo, pues una minuta no va a regularizar todas las concesiones irregulares. Luego entonces, no hay ninguna posibilidad de garantizar plenamente los derechos de los locatarios mientras no se regularicen las concesiones.
    El asunto aquí es ¿Quién puede ofrecer plenas garantías a los locatarios? El mismo que anunció el fin de los mandatarios aldeanos, encarcelar a los saqueadores y no permitir más corrupción ¿y ha cumplido?, manifestó con valentía el reconocido jurista mexicano.
    Los locatarios no lo saben pero lo intuyen, no hay ningún instrumento público ni privado que les garantice un espacio en el nuevo mercado, ni que asegure presupuesto suficiente para terminar la obra una vez demolido el Pino Suárez.
    
Aquí mis chicharrones truenan: solo bravuconadas ofrece el gobierno
    El gobierno señaló que el mercado no es de los locatarios, y que va porque va, así bravuconamente.  
    Ciertamente el Pino Suárez no es propiedad de los locatarios, empero, al haber tolerado la prestación del servicio público de mercado sin concesiones regularizadas, los locatarios han adquirido derechos empezando por el de la posesión del inmueble, que también ilegalmente perdió superficies enajenadas a particulares acaudalados.
    Los pillos, autoridades en su momento, vendieron al mejor postor los terrenos que tenía el mercado para su ampliación futura, es decir, en este momento.  El futuro nos alcanzó pero ya no hay terrenos.  
    Luego entonces a la afirmación gubernamental de que el mercado va porque va, y a la situación irregular de las concesiones de la mayoría, los locatarios tienen una ventaja, y es que están en posesión del inmueble desde hace años, prestando un servicio público municipal desde hace décadas, tolerados por el ayuntamiento de Centro, lo que es suficiente para obtener la protección de la justicia federal y suspender la demolición del inmueble.
    Hay que resaltar que sus derechos adquiridos, dependen de la posesión material que tienen en el inmueble que se pretende demoler.
    Lógicamente no se quiere pensar que lo que les interesa a las autoridades es el manejo de los fondos federales autorizados para el inicio de los trabajos de demolición, el manejo de los recursos, el bisnes con los contratistas, haciendo caso omiso que la crisis financiera del país obligará al gobierno federal a recortar lo presupuestado para obras de este tipo, porque pese a que se les ha dicho que está garantizado el regreso de los mil 200 locatarios, nada garantiza que haya avance presupuestario en el 2017 y para concluir la inversión en el 2018.
    «Con el inmueble reducido a escombros y sin dinero para edificar el nuevo mercado, ya no habrá materia de concesión municipal y por lo tanto los locatarios se quedarán bailando en el limbo», ha precisado Sergio Antonio Reyes Ramos integrante del Colegio de Abogados Tabasqueños.
    
           Otra historia
    Por su parte, la CMIC en voz de su dirigente Manuel Antonio Quirarte indica que se generarán más de cinco mil empleos con la remodelación del Pino Suárez, tomando en cuenta que cada millón de inversión genera 20 empleos directos. Lo malo es que al parecer la obra no ha sido concursada, pero, ya está asignada.
    Cualquiera piensa que los locatarios del Pino Suárez se hacen millonarios con sus locales, por principio de cuentas la inmensa mayoría de locales eran locales abiertos, así que cada quien fue cerrando con tablas, con malla, con cartones, con plásticos.
    Actualmente los ven y creen que así se recibieron, pero cada quien ha tenido que invertir para arreglar sus locales. Además de que se sufrieron robos constantes, se tuvo un incendio devastador y varias inundaciones, porque ahí es terreno rellenado, aunque solo se recuerde la del 2007 por lo catastrófico. Así que los locatarios han tenido que empezar desde cero las veces que fueron necesarias. De esto, estarán enterado los hombres del gobierno y el presidente municipal, Gerardo Gaudiano, quienes por cierto hasta el día de hoy no han recibido a los locatarios para atenderlos de manera directa. Sin duda alguna, la sensibilidad política no es su fuerte.
    Los locales se dan a los hijos o nietos, generando un modo honesto de vivir y un patrimonio para una nueva familia. Los locales se han vendido y se han comprado no por lo que fueron y son originalmente, sino por la vida de sufrimientos y carencias que se viven de manera cotidiana, pues siendo el único patrimonio se debe deshacer por una enfermedad en que el familiar a pesar de todo, fallece.
    Entonces no es nada más de hacer señalamientos, es vivir ahí desde las cinco de la mañana hasta las ocho de la noche de lunes a sábado, y los domingos de cinco a tres de la tarde, a veces hasta más. Pero esa es otra historia que se puede platicar en otro momento, porque cada locatario, cada padre, cada esposa y cada hijo es una historia diferente pero que es la continuación de otra, porque de ahí han surgido quienes saben utilizar desde un pico y una pala, hasta escribir un libro.  
    Respecto a señalamientos de que hay personas que tiene varios o muchos locales, es cierto, como bien los dice el presidente de la Jucopo, José Antonio de la Vega mejor conocido como ¨Pepe Rollo¨, y  deben empezar a investigar cuántos locales tiene Juan Antonio de los Santos Bertruy, hermanito del ex presidente municipal, Humberto de los Santos Bertruy. Alguien decía que tiene cerca de 50, pero hay que investigarlo a lo mejor son más…

También le recomendamos

INMORAL GOBIERNO DEL CAMBIO

Emitieron un boletín que nadie tuvo el valor de firmar, para darle “atole con el …