Ultimas noticias

Por fin se fue el siempre reprobado Jorge Aguirre Carbajal

Los resultados obtenidos a lo largo de estos cinco meses en la Secretaría de Seguridad, fueron desastrosos, penosos, negativos o como usted guste calificarlos, y es que cuando la sociedad emite su opinión es un hecho que nunca se equivoca, y desde el inicio de su participación como integrante del nuevo gabinete de Morena fue mal visto, por el pésimo trabajo desarrollado en el dos últimos años del nefasto gobierno de la Arturo Núñez.
Los malos resultados siempre estuvieron a la vista, y es que nada más durante el primer trimestre de 2019, Tabasco superó la media nacional en cifras de homicidios dolosos y feminicidios, de acuerdo a los datos reportados por Observatorio Ciudadano Tabasco (OCT.)
Tabasco se colocó en el lugar número 13 del ranking nacional del delito de homicidio doloso. Huimanguillo, Cunduacán y Centro fueron las principales muestras en este delito, el primero de estos con 168 por ciento arriba de la media nacional.
Nada más para que usted tenga una idea, el primer trimestre, se encontró que el 75 % de los homicidios se cometieron con arma de fuego, y el municipio con mayor crecimiento en este delito es Centro con 21 carpetas de investigación más con respecto a 2018.
Punto y aparte, fue el rubro de feminicidios: Tabasco ocupa el deshonroso tercer lugar a nivel nacional en tasa de 100 mil habitantes, mientras que los municipios de Huimanguillo, Centro, Comalcalco y Cárdenas tristemente han superado en cifras a la media nacional.
Y lea usted bien este dato: Centro y Huimanguillo son las demarcaciones en las que se registraron siete de cada 10 feminicidios reportados en la entidad. Esto sin dejar de mencionar, los cientos de robos a casas-habitación, el robo de transeúntes, los robos de carros que se llevan a cabo un día sí y otro también y que hacen que la ciudadanía ande con el Jesús en la boca todo el día.
Por si todo esto le pareciera poco, el fuereño Aguirre Carbajal se va tranquilamente de la secretaría que regenteó sin dar una explicación a sus verdaderos jefes que es la sociedad tabasqueña, sobre en qué se gastaron los 700 millones de pesos otorgados para brindar una mayor seguridad, la cual nunca llegó. Ni tampoco rindió cuentas claras sobre el multi cuestionado Dron del que se ventiló en los medios de comunicación que fue otra de las tantas tranzas del sexenio de la ignominia de Arturo Núñez. Y en cambio, se le premia con un puesto en otro poder, por eso la sociedad tiene razón cuando habla del “Pacto de la ignominia”, pues en los hechos le dan la razón.
El primero de julio del 2018, la gente votó abrumadoramente por un cambio de gobierno, en donde ya no querían más excusas ni pretextos, quieren un gobierno a la altura de las circunstancias, porque quienes se prestaban a ocupar los cargos públicos supuestamente contaban con vasta experiencia, pero, la realidad ha sido otra, y todo indica que le volvieron a fallar, por lo que gran parte de la ciudadanía asegura que también salieron “puques como sus antecesores”.
Por último, tendrá algún funcionario los suficientes pantalones o cuando menos un poquito de dignidad para irle a pedir perdón a las familias que hoy están de luto, porque no estuvieron estar a la altura del trabajo que se les encomendó. Se atreverán a pedirle perdón a las familias por los robos, las agresiones y la violencia que padecieron durante estos largos cincos meses, porque eso es lo menos que estamos esperando.
Tabasco necesita hoy más que nunca autoridades que vean y escuchen el clamor ciudadano, de nada sirve que nos digan que están en contacto con ellos, cuando en los hechos ignoran la demanda social, tal y como pasó con el hoy ex secretario de Seguridad Pública. Necesitamos verdaderos funcionarios al servicio de la sociedad, menos arrogantes, y eso sí, con alto sentido humanitario, porque los que están dan mucho que pensar.

También le recomendamos

antipatía flor Tabasco 2019 fraude

Cari-Editorial «Pueblo decepcionado»