Ultimas noticias

NEFERTITI

Ferdusi Bastar Mérito

En plena era socialista, visité Berlín, occidental en aquella época, en una Alemania dividida, y como un enclave dentro de lo que fue la desaparecida República Democrática de Alemania, (Alemania Oriental), fortificada en todo su perímetro, lo mismo que Berlín, con su lamentable “muro”.
Berlín Occidental era una ciudad vibrante llena de vida y lo primero que hice fue ir al Agyptische Museum, (Museo Egipcio), en donde no recuerdo el tiempo, pero seguramente fue cuando menos media hora, en que disfruté observando desde todos ángulos el impresionante busto de Nefertiti, (BONDAD DE DIOS, LA BELLA HA LLLEGADO) para mí una obra cumbre del arte escultórico, junto con la Venus de Milo y la Victoria Alada de Samotracia. Desde luego conservo en mi oficina una reproducción de este busto.
Después de la caída del “muro” y la reintegración de Alemania y de los dos Berlines, Nefertiti fue trasladada al Altes Museum (Museo Antiguo), en la Isla de los Museos, ubicada en lo que fue el Berlín Oriental. Allí permaneció hasta 2009, tras su traslado definitivo al Neues Museum abierto después de su reconstrucción, pues fue destruido por los bombardeos norteamericanos, con pérdida de innumerables reliquias.
El busto de Nefertiti fue descubierto en 1912 por el arqueólogo alemán Ludwing Borchardt, cerca de la localidad egipcia de “Tell al Amarna”, en el taller del escultor Tutmés, y lo sustrajo escondido llevándolo a Alemania.
Nefertiti fue reina del Faraón Amenhotep IV que gobernó entre 1353 y 1335 A.C., y por tanto este busto tiene una antigüedad de más de 3.300 años. Según historiadores, la influencia de esta mujer fue determinante para que el Faraón cambiara su nombre por el de Akenaton (el que sirve a Aten, el Dios Sol) y el establecimiento en Egipto de una nueva religión monoteísta con gran énfasis en la ética.
El busto, de medio metro de altura, es inacabado pues el globo ocular izquierdo se encontró vacío, y proyecta un ideal de la belleza femenina de la época. El encanto de esta increíble obra de arte lo acreditan los millones de búsqueda que “Nefertiti” registra en Google.
El admirable pueblo alemán reconstruyó su capital, actualmente con 3.500 millones de habitantes, y una de las urbes más bellas del mundo, la más arbolada de Europa, con energía limpia y sustentable, con numerosas orquestas sinfónicas y filarmónicas, 365 museos algunos de los más importantes del mundo, más de 400 grandes ferias/convenciones mundiales de primerísimo nivel, como la ITB, la feria más grande e importante de la industria turística del mundo.
Pero por encima de todas las bondades de Berlín, solo por contemplar la impactante belleza de Nefertiti, vale la pena visitar la capital germana.

También le recomendamos

Hoy denuncian al gabinete ante la FGE y la PGR

Ismael García Ruiz Tenemos que la bancada de Morena presentará una denuncia ante la Fiscalía …