Ultimas noticias

ESTOICISMO Y EPICUREISMO

Ferdusi Bastar Mérito

Los estoicos deben su nombre a (stoa poikilé), pórtico pintado, del ágora, en Atenas, donde se reunían los seguidores de Zenón de Citio (335-265 AC.) Esta corriente filosófica originaria de Chipre, pasó a Grecia, a Roma y finalmente a todo el imperio romano, ejerciendo una influencia fundamental para la civilización antigua.
Aún cuando se basa principalmente en la ética, los estoicos también tenían teorías sobre la lógica, la epistemología, la metafísica y las ciencias naturales. Pensaban que las cosas vivas están compuestas de una materia pasiva y una fuerza viva que llamaban pneuma. Dios era la inteligencia creadora del mundo, pero este evoluciona y cambia de acuerdo al orden riguroso de las leyes naturales.
El hombre debe buscar la felicidad, en griego eudaimonia, y ésta tiene relación con una excelente actividad del alma: ser virtuoso, valiente, modesto y paciente. Veían razonable desear riqueza, fama, salud, pero que esto no tiene nada que ver con la felicidad. Una persona virtuosa, podría ser feliz, sin ningún bien material y aún cuando estuviera siendo torturada.
Afirmaban que las emociones no son meros sentimientos, sino que conllevan creencias. Para tener miedo a las enfermedades, hay que pensar que éstas son malas. Sin embargo, dado que una persona virtuosa puede ser feliz aún estando enferma, la enfermedad no es mala y por tanto, hay que purgar las emociones.
El bien y la virtud consisten en vivir conforme a la razón, evitando las pasiones que son desviaciones a nuestra propia naturaleza, y contrarias a la razón. El sabio ideal es aquel que vive conforme a la razón, libre de pasiones y se considera ciudadano del mundo.
El Emperador Marco Aurelio (121-180 DC) es un famoso estoico. Su diario “Meditaciones” constituye una importante obra de esta corriente filosófica.
Epicuro de Samos fue un filósofo ateniense del siglo IV AC (341-270) y sus seguidores vivían en comuna y alejados de toda actividad política. Defendían la búsqueda de una vida buena y feliz, mediante la administración inteligente de placeres y dolores y los vínculos de amistad.
Afirmaban que lo único que existe son los átomos y el vacío, y por tanto el alma debe estar compuesta por los primeros y siendo material, muere con el cuerpo. Aceptaban la existencia de dioses, pero que estos estaban tan preocupados en sus placeres, que no podían ocuparse de asuntos humanos.
La forma correcta de vivir, es ser feliz. Y la felicidad es la presencia de placer y la ausencia de dolor. Los placeres los dividían en cinéticos y estáticos. En los primeros, se desea comer, se come y al saciarse termina el deseo, pero en los segundos, un placer estático no disminuye el deseo, como en una discusión filosófica en que cuando más se filosofa, más se quiere filosofar.
No obstante, aún cuando los placeres cinéticos son buenos, advertían contra aquellos que creaban un deseo cada vez mayor: el hábito de comer postres hace más difícil apreciar los postres más sencillos. Por ello, recomendaban vivir en forma austera, comiendo cosas sencillas y disfrutando de lujos ocasionalmente.
Lucrecio, filósofo romano 99-55 AC, autor del poema “De rerun natura”, sobre la naturaleza de las cosas, fue un epicúreo. De él es la frase “la religión es una enfermedad, nacida del miedo y causante de sufrimiento.

También le recomendamos

POR SU SOBERBIA Y CORRUPCIÓN, EL GOBIERNO DEL CAMBIO SE AUTO ANIQUILÓ

Reprueba en sus propios indicadores de desarrollo. La opacidad fue la norma para la información …