Ultimas noticias

EL 5 DE MAYO Y LA HEROICA PUEBLA

Fue así como la mañana de aquel glorioso 5 de mayo se produjo el encuentro del Ejército de Oriente, organizado por Zaragoza con grandes carencias pero con la participación de aguerridos mexicanos, como la inmortal Compañía formada por indígenas zacapoaxtlas, con el afamado en aquel entonces como el mejor ejército del mundo, con el mejor armamento y avituallamiento.

Ferdusi Bastar Mérito

El 5 de mayo, es un día de gloria para las armas nacionales, y debería ser elevado al rango de fiesta nacional con descanso obligatorio. En realidad, es más importante para nosotros que la conmemoración de los mártires de Chicago, obreros migrantes alemanes sobre los que montaron una infame patraña de que habían tirado bombas, que años después se comprobaría que fue la misma policía que lo hizo, injusticia por la que fueron criminalizados y ejecutados estos obreros.
Faltando a la palabra empeñada en los Tratados de la Soledad, las tropas francesas invadieron México con el apoyo de traidores y la clerecía de aquellos tiempos.
El Presidente Juárez nombró Comandante del Ejército de Oriente al ilustre General don Ignacio Zaragoza, quien se abocó de inmediato a organizar la defensa del territorio nacional, hostigando al invasor dificultando su avance, y determinando como campo propicio para la gran batalla al oriente de la ciudad de Puebla.
Fue así como la mañana de aquel glorioso 5 de mayo se produjo el encuentro del Ejército de Oriente, organizado por Zaragoza con grandes carencias pero con la participación de aguerridos mexicanos, como la inmortal Compañía formada por indígenas zacapoaxtlas, con el afamado en aquel entonces como el mejor ejército del mundo, con el mejor armamento y avituallamiento.
*Datos oficiales de resultados de esta batalla, son en el bando mexicano 83 muertos, 132 heridos y 12 desaparecidos y del bando invasor 172 muertos, 304 heridos y 35 prisioneros. Una verdadera proeza de un ejército improvisado pero con un enorme patriotismo, enfrentado al que en aquel entonces tenía la fama de ser el ejército mejor armado y entrenado del mundo.

LES ARRANCARON SUS MEDALLAS
En uno de sus partes, el General Zaragoza relata que muchos de los prisioneros franceses lloraron cuando sus captores mexicanos les arrancaron del pecho las medallas que portaban. Decía Zaragoza, “los franceses actuaron con gran bravura, pero sus jefes con torpeza”.
Puebla era un bastión de los conservadores traidores que promovieron la invasión y entrega de la Patria. Dubois de Saligny, Embajador de Francia, escribió a Napoleón III que las tropas francesas serían recibidas en Puebla “con una lluvia de rosas”. En realidad toda la población camotera, manipulada por la clerecía, era totalmente favorable a la invasión, lo mismo que lo fue a la invasión norteamericana.
En un parte al Presidente Juárez, el 9 de mayo, recibido en Palacio Nacional a las 11.58 de la mañana, Zaragoza dice: “El enemigo pernoctó en Amozoc y aún a las siete de la mañana estaba allí. Nuestra caballería lo hostiliza constantemente. En cuanto al dinero nada se puede hacer aquí porque esta gente es mala en lo general y sobre todo muy indolente y egoísta. Hoy no he podido completar ni para un día de socorro económico que importa 3, 700 pesos porque sólo tiene la comisaría $ 3 300. La fuerza está sin socorro desde el día 5 y casi sin rancho. Qué bueno sería quemar a Puebla. Están de luto por el triunfo del día 5. Esto es triste decirlo, pero es una realidad lamentable. I. Zaragoza.” En otro parte afirma que a nuestras tropas les negaban hasta el agua.

MUERE EL HÉROE ZARAGOZA
El Presidente Juárez decretó y entregó personalmente reconocimientos y medallas a todos nuestros valientes, lamentablemente, nuestro héroe, don Ignacio Zaragoza, se contagió de tifo y murió cuatro meses después. Los franceses cuadruplicaron su ejército invasor, y al siguiente año Puebla capituló con el beneplácito de su población y clerecía. Pero la historia final tuvo otro desenlace.
El Presidente Juárez , al rechazar las ofertas de Maximiliano, termina su carta en los siguientes términos: “Ciertamente señor, la historia de nuestros tiempos registra el nombre de grandes traidores que han violado sus juramentos, su palabra y sus promesas; han traicionado a su propio partido, a sus principios, a sus antecedentes y a todo lo que es más sagrado para un hombre de honor y, en todos estos casos, el traidor ha sido guiado por una vil ambición de poder y por el miserable deseo de satisfacer sus propias pasiones y aun sus propios vicios, pero el encargado actual de la presidencia de la República salido de las masas oscuras del pueblo, sucumbirá, si es éste el deseo de la Providencia, cumpliendo su deber hasta el final, correspondiendo a la esperanza de la nación que preside y satisfaciendo los dictados de su propia conciencia. Tengo que concluir por falta de tiempo, pero agregaré una última observación. Es dado al hombre, algunas veces, atacar los derechos de los otros, apoderarse de sus bienes, amenazar la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer que las más altas virtudes parezcan crímenes y a sus propios vicios darles el lustre de la verdadera virtud. Pero existe una cosa que no puede alcanzar ni la falsedad ni la perfidia y que es la tremenda sentencia de la historia. Ella nos juzgará. Benito Juárez”.
Y claro que la historia ya emitió su sentencia.

También le recomendamos

INMORAL GOBIERNO DEL CAMBIO

Emitieron un boletín que nadie tuvo el valor de firmar, para darle “atole con el …