Ultimas noticias

DRAMÁTICO DETERIORO DEL SALARIO

Ferdusi Bastar Mérito

La solidez de una economía y por tanto de su moneda, radica en su capacidad de producción y en la fortaleza de su mercado interno. Desafortunadamente, hace 30 años que venimos sufriendo un deterioro del salario, que se traduce en una baja en el poder adquisitivo y ello conlleva una baja en la producción.
La simulación que vivimos, hace que el Banco de México determine que la inflación en México llegó en 2017 al. 6.7 %, cuando en realidad el aumento general en los precios fue sumamente superior, y de más del doble de lo señalado. Según el estudio “México 2018, otra derrota social y política a la clase trabajadora”, presentado por el Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM, el costo de la Canasta Alimentaria (que no incluye vestido, zapatos, habitación, escuelas, luz, etc.,) pasó de 218.06 en octubre de 2016, a 245.34 en el mismo mes de 2017, con un dramático incremento del 12.5 %.
Todos los aumentos salariales registrados en el año pasado, se concedieron en base a una inflación estimada en un 3 %, y si la inflación solo en alimentos fue de más del 12.5 %, tenemos un deterioro real de los salarios de más de un 8 %, solo en este año.
Lo anterior se traduce en una mayor desigualdad en la distribución del ingreso, aumento de la pobreza, deterioro de la clase media, pérdida de la capacidad de compra, y por tanto deterioro de la economía.
El salario mínimo de 80.00 cubre únicamente el 30 % de la alimentación básica de una familia, (considerada en promedio de 4 miembros, dos adultos, un joven y un niño), y deja sin cubrir todos los otros elementos necesarios para la vida, casa, vestido, calzado, esparcimiento, luz, etc.
Señala este estudio de la Facultad de Economía de la UNAM que en los últimos 30 años los mexicanos han perdido el 80 % de su poder adquisitivo, y por tanto si hace 30 años necesitaban trabajar 4 horas para adquirir solamente los alimentos básicos, ahora tendrán que laborar más de 24 horas para el mismo objeto.
Por tanto, el panorama para este 2018 no es halagueño. Tendremos más pobreza, y esto unido al deterioro en la educación por los recortes en el presupuesto a las universidades e instituciones educativas, habrá de traducirse en un indeseable aumento de la inseguridad, solo superable cuando se ataquen sus causas.
Lamentablemente nuestro México viene ocupando los últimos lugares en América Latina, y el crecimiento en los últimos 30 años es raquítico, si no nulo, o negativo, como en el triste caso de Tabasco. El neoliberalismo impuesto a nuestro gobierno y el remate de nuestros recursos al peor postor del extranjero, han causado esta debacle.
PRI, PAN y PRD son más de lo mismo. Malos tabasqueños aplauden en el Tomás Garrido. El cambio más que necesario, es vital.

También le recomendamos

No desaprovechemos las lecciones de América Latina

Aquiles Córdova Morán Son tres los factores del poderío avasallador del capital monopolista que hoy …