Ultimas noticias

DIPUTADOS SE OFERTARON CON REBAJA POR BUEN FIN

  • Crisis de ideología en el Congreso de Tabasco, de manera que su dignidad, según el tránsfuga, le impide seguir en ese mismo partido, pero, no le prohibe mantener el cargo que el partido le proporcionó. Sencillamente son personas que no tienen vergüenza, caraduras y vividores de la política, que se presentan como el adalid de la pulcritud, la transparencia, la honestidad y los bolsillos de cristal.
  • Perdida la credibilidad en la clase política y con el deterioro de la cultura democratica, los votantes al final se sienten engañados, desmotivados y desencantados con el sistema de partidos, lo que ha hecho que el fantasma del antipartidismo se enseñoree en el animo de los ciudadanos.

Ismael García Vega

    Una vez más el PRD de manera artera apuñala al pueblo de Tabasco. Prometieron un cambio, que no se ve por ningún lado, a no ser que el cambio sea de bolsillo, tan es así que la ciudadanía en general ya está expresando que ojalá estuviera Granier de Gobernador o Manuel Andrade.
    La promesa de erradicar viejas prácticas ya quedó en el olvido. Ahora lo que se privilegia es la rapiña, el saqueo, el sabotaje, en fin, todo lo reprobable, pero, de una manera grotesca, vulgar. Tan es así que el tabasqueño se siente asaltado en despoblado con la actuación tan negligente del gobierno, por eso hablan de que regrese Juan Cano porque las calles estaban más seguras cuando se encontraba al frente de Seguridad Pública.
    El acto protocolario llevado a efecto el pasado viernes 18 de este noviembre, en la sede estatal del PRD con la afiliación a ese instituto político de los diputados Patricia Hernández Calderón, Zoila Margarita Isidro, Leticia Palacios Caballero, José Atila Morales y Silbestre Álvarez Ramón, solo evidenció la nula calidad moral, la falta de ética de los legisladores, y desde luego la ausencia de respeto del diputado de la Vega hacia los electores, al justificar un acto tan mercantilista dando a entender que es en aras de la gobernabilidad del Estado.se-consumo-la-farsa-pudo-mas-el-dinero-que-la-dignidad-de-politicos-traidores
    La ingobernabilidad se da por un gobierno cansado, senil, con un gabinete vetusto, anquilosado, una senectocracia con integrantes prehistóricos, arcaicos, marchitos. De la Vega al frente de la JUCOPO, solo está creando una mayoría artificial para ocultar todas las anomalías existentes en las cuentas públicas porque en un acto vulgarmente  mercenario usurpa una representatividad que el pueblo no le concedio en las urnas.  
    La actuación de los diputados es impropia pues al convertirse en tránsfugas de sus partidos amenazan la democracia, pero, eso a ellos les vale y no les importa mostrar su verdadera y total corrupción, pues aunque lo nieguen cambian de color persiguiendo objetivos menos confesables, pasaron a una fuerza con mayores aspiraciones, en busca de una salvación individual, lisa y llanamente, ganar prebendas.
    No es creíble que el convertirse en tránsfugas sea por una cuestión ideológica o por estar en desacuerdo con la línea partidaria, sino más bien se debe a determinados favores políticos, tiene que ver con cálculos estratégicos y para disimular un poco la traición al electorado se convirtieron un tiempo en “independientes”
    En cualquier caso los efectos son nocivos para el funcionamiento de la democracia y se están burlando de sus representados. Se muestran como decepcionados del partido acusandolo que dejó de ver por la gente, que esta desfigurado, descolorido, y si en algunos el cambio de color apunta hacia el maltrato, en otros parece destapar la cloaca de la corrupción.  
    Para desgracia de los ciudadanos todavía veremos a transfugas, saltibanquis y chapulines pues no hay reglas escritas hasta hoy para impedirles cambiar de un partido a otro en un segundo, hecho que por la fragilidad moral de algunos políticos han cobrado notoriedad.

TRANSFUGAS SEXENALES
    El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define transfuga como “persona que con un cargo público no lo abandona al separarse del partido que lo presentó como candidato”. Es decir, una persona consigue una representación pública gracias a un partido político e independientemente de su motivación, cambia de ideología.
    De manera que su dignidad, según el transfuga, le impide seguir en ese mismo partido, pero no le prohibe mantener el cargo que el partido le proporcionó. Sencillamente son personas que no tienen vergüenza, caraduras y vividores de la política, que se presentan como el adalid de la pulcritud, la transparencia, la honestidad y los bolsillos de cristal.
     ¿Acaso consultaron a quienes votaron por ellos para cambiarse de partido? Claro que no, solo les ha interesado el poder para servirse de él, en lugar de servir  a los demás. Solo beneficios para los que sirven al poder y nada para los ciudadanos que los encumbraron.
    De la Vega intenta variar su posición reivindicando su condición de primera fuerza política tras el pase de un diputado y beneficiarse de todas aquellas prerrogativas que las urnas y los ciudadanos les negaron y que ahora les pone en bandeja un grupo de políticos que abandonaron desde hace tiempo la ética y la moral.
    Entonces se trata de unas siglas políticas, sin ideología, sin moral, pero eso sí, cargados de gente sin escrupulos, capaces de atentar contra los ciudadanos, sin el mínimo sonrojo.
    El acto del viernes puso en escena nuevamente, a esta colectividad de saltibanquis, equilibristas del discurso, y acrobatas políticos, que siempre quieren caer parados. Apurados para borrar lo que escribieron y olvidar lo que dijeron, pues ya se sabe que los políticos trasmutan de formas increibles, incluso algunos hasta se presentan con la figura del arrepentimiento en el rostro.
    Se estafa la voluntad popular cada vez que alguien que accede por un partido político lo abandona por discrepancia o sanción pero no renuncia al escaño. Esto se agrava en aquellos supuestos donde el transfuga provoca un cambio de gobierno, vulnerando un legitimo resultado electoral. Como en este caso en que el grupo de diputados que fue comprado hace que se rompan acuerdos parlamentarios previos, no importa que se perjudique a los electores, lo importante es el bolsillo de los vendidos.
    Perdida la credibilidad en la clase política y con el deterioro de la cultura democratica, los votantes al final se sienten engañados, desmotivados y desencantados con el sistema de partidos, lo que ha hecho que el fantasma del antipartidismo se enseñoree en el animo de los ciudadanos, pues estos diputados son un mal ejemplo, no saben de lealtad mucho menos de honestidad.

También le recomendamos

Gerardo Gaudiano

El fracasado Gerardo Gaudiano infló la nómina de centro

Dentro de las pillerías que dejó el nieto incomodo, gerardo gaudiano alias el “chelo motosierra” …