Ultimas noticias

CALEIDOSCOPIO

Bienvenidos a una edición más de nuestra revista Suceso, Estos días de asueto, vivámoslo en armonía y unidad familiar, Que nuestra Semana Santa sea de total conversión e intromisión espiritual.
Hoy les dejaré un bello relato del árbol más interesante en muchas latitudes y en nuestro Estado tenemos la dicha de contar con algunos de ellos, perseverémoslo con orgullo. Les hablo de las longevas y centenarias ceibas. La Ceiba desde tiempos remotos fue un árbol sagrado para los mayas. La elevación de este árbol hizo creer a los Mayas que soportaba al cielo en sus ramas, mientras que sus raíces tan profundas eran el medio de comunicación entre el mundo de los vivos y el Inframundo, ya que después de la muerte ellos servirían como mediadores entre los Dioses y su pueblo.
Las cuevas eran consideradas como los medios de descanso final en el Inframundo. Los cuerpos de los muertos eran colocados en las cavidades de piedra caliza, en donde iniciaban su viaje final. Los Mayas vinculaban un color específico con cada uno de los puntos cardinales, rojo para el Este, blanco para el Norte, negro para el Este y amarillo para el Sur. Es así como se esparce por el mundo el árbol de la ceiba que es un árbol venerado y sagrado por diversas culturas prehispánicas en Mesoamérica tales como los Mayas, los Taínos (Puerto Rico), los Quechuas, los Pipiles, los Nahuas y en la cultura afrocubana, los Yorubas.
También es venerado por algunas tribus de Perú, en donde creen que en él viven ciertas deidades de la selva. Es llamado árbol “Ya’axche” en lengua Maya. La Ceiba significa vida, perpetuidad, grandeza, bondad, fuerza y unión. No hay otra planta que crezca tan alta, que sea tan vistosa, que dé tanta sombra y que reciba tantas ofrendas de su gente, desde flores, miel, monedas, pues representa los poderes mágicos del árbol sagrado de la selva.

En otro contexto, los Mayas siempre mostraron un respeto especial por los muertos y colocaron ofrendas y exequias, las cuales consideraban que serían útiles después de la muerte. El cuerpo era colocado en una posición extendida con la cabeza hacia el Norte. Dependiendo del estatus social, el cuerpo era enterrado con ofrendas de cerámica y objetos sagrados hechos de jade, obsidiana, barro y conchas.
Los templos en los sitios Mayas se asemejaban a las montañas sagradas o grutas y las tumbas de los gobernantes eran colocadas en su interior, eran depositados con sus ofrendas y armas, las cuales les serían útiles en los nueve niveles del Inframundo, hacia su destino final. El tiempo y el espacio eran muy significativos e importantes para Los Mayas. Desde el período preclásico, los mayas concibieron al Firmamento como una estructura dividida en tres niveles sobrepuestos.
El Mundo Superior compuesto de trece cielos, el Nivel Medio, representado por Witz, la Montaña Sagrada. El nivel mundano en donde vivimos, que es la fuente de sustento de la vida y en donde el maíz sagrado fue cultivado como alimento. El Nivel Inferior, universalmente relacionado con el mundo acuático, este con nueve niveles del Inframundo. Es conocido como el camino final a dónde van los muertos.
También encontramos el ciclo del maíz, el ciclo de las estaciones y los de la vida humana. Los cuales conformaron su visión del mundo, y eran compartidos por gobernantes y gobernados. Su perspectiva del Mundo o Cosmogonía estaba relacionada con los mitos de la creación y con su sistema de creencias religiosas, enlazando cuerpos celestiales con animales que tenían grandes poderes (tales como la dualidad Sol-Jaguar, serpiente emplumada) y sus transformaciones subsecuentes en deidades sobrenaturales.
Las creencias religiosas y la reverencia hacia las deidades principales proceden del Período Preclásico y son evidenciadas, se fueron apuntalando a través de sus expresiones artísticas, tales como la pintura y la escultura. Las Serpientes de Dos Cabezas, el Dios Jaguar, los Dioses bufones, las aves celestiales, como el quetzal y el colibrí y las grutas, representaron el concepto simbiótico Tierra-Inframundo, también fueron encontrados en otras locuciones artísticas de civilizaciones mesoamericanas desde tiempos arcaicos.
Ahora les invito a disfrutar este bello poema que humildemente he escrito para este árbol emblemático:
“Poema a la ceiba”

Erguida con galanura, tus ramajes al cielo se elevan.
Ceiba virgen, madero que converge con aquel que un día
El nazareno cargó y en su sacrificio, su espíritu elevó
Las aves canoras en tu seno ejecutan cantos y elegías.

A la luz del alba, dulce sinfonía compones bajo el cielo tisú
Y bajo el refulgente sol, eres de los poetas el numen
Que adorna bruñidos versos de palomas con el currucú.

La campiña tabasqueña orgullosa te nace, crece y te persevera
más osados taladores, infringen castigo a tu tallo
desastillando y mancillando tu savia, insignia de quimeras
que trovadores, poetas y campiranos, cultivan bajo tu sombra.

¡Oh ceiba reina! Eres libertad, canto, poesía y cobijo
Tu verde ramaje es un pentagrama contemplativo.
Que atiborra a Tabasco en un vergel
y la conviertes en la esmeralda del sureste.

Cuando la noche cae, bajo un manto de estrellas.
Te conviertes, en tabú, misterio y divinidad
Al murmullo del viento, al vaivén de las horas
¡Eres obscuro mito, eres cuento, eres leyenda!

Nos vemos en nuestra próxima edición.
No olviden sonreír y ser felices…

También le recomendamos

Obrador 2

TEMPERATURA POLÍTICA

EN EL DEBATE NI UN RASGUÑO LE HICIERON A AMLO. SE SUMAN MÁS A ADÁN, …