Ultimas noticias

Caleidoscopio

Una semana más de este año 2017, mes de mayo; mes de intenso calor. Bienvenidos mis queridos lectores a una edición más de nuestra revista Suceso Político.
Hoy les hablare de la importancia de ser agradecidos…
Está comprobado que ser agradecidos reporta tantos beneficios físicos, mentales y emocionales que todos deberíamos tener esta buena costumbre.
Según un artículo de Harvard Mental Health Letter, “la gratitud está íntimamente relacionada con la felicidad. Quienes son agradecidos experimentan sentimientos más positivos, disfrutan de los buenos momentos, tienen mejor salud, enfrentan mejor las dificultades y forjan buenas amistades”.
El apóstol Pablo dijo: “Muéstrense agradecidos”, y él mismo fue un modelo en este sentido. Por ejemplo, siempre daba gracias a Dios cuando alguien aceptaba el mensaje que predicaba Colosenses 3,15. 1 de Tesalonicenses 2,13.
Para disfrutar la verdadera felicidad, no basta solo con decir “gracias”, tenemos que ser agradecidos. Esto nos protege de pensar que merecemos un trato especial y también nos protege de la envidia y el resentimiento, características que nos alejan de las personas y nos roban el gozo.
Nuestro Creador nos pone un excelente ejemplo porque muestra agradecimiento incluso a simples seres humanos. Hebreos 6,10 dice: “Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre”. Así es, para Dios, ser desagradecido es una injusticia.
“Regocíjense siempre. Con relación a todo, den gracias” 1 de Tesalonicenses 5,16, 18.
Cuando damos las gracias de corazón a alguien que nos hizo un regalo, nos dijo unas palabras amables o nos prestó su ayuda, contribuimos a que se sienta querido y valorado. Hasta los desconocidos reaccionan bien cuando les damos las gracias por un buen gesto, como sostenernos la puerta abierta. Jesús dijo: “Practiquen el dar, y se les dará. Derramarán en sus regazos una medida excelente, apretada, remecida y rebosante” Nuestros sentimientos son un reflejo de nuestros pensamientos. Las personas que no son capaces de experimentar gratitud, tienen un elevado narcisismo. No solamente tienen problemas de retentiva, sino que también dan por sentado que merecen toda la ayuda que reciben. De hecho, muchos de ellos se atribuyen por completo los beneficios que obtienen y omiten por completo lo que los demás aportaron para poder lograrlos. La ingratitud es propia de personas que han sido criadas con exceso de gratificaciones. No se les enseña a valorar lo que otros les dan. Sus padres le inculcan la idea de que lo merece todo, por ser quien es.
Quien ha pasado por dificultades y las ha resuelto, sabe el inmenso valor que tiene la ayuda de otros. Nada como sentirse impedido para algo, atrapado o vencido, para entender que la mano que otra persona tiende es un verdadero regalo del cielo.  
La gratitud es casi un arte, es un sentimiento sutil y sofisticado. La gratitud germina sobre la convicción de que los seres humanos somos incompletos y nos necesitamos mutuamente. Es el producto de haber desarrollado una ética de cooperación, en lugar de una actitud de competencia o confrontación.
“La gratitud no solo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás”
-Cicerón-
Y también sobre la gratitud, les comparto hoy esta breve, pero magnifica reflexión.
“El último rey de una comunidad tenía diez perros salvajes. Los usaba para torturar y que se comiera a cualquiera de sus servidores que cometiera un error.
Uno de los criados hizo un dictamen mal y al rey no le gustó en absoluto. Por lo que ordenó que el sirviente debería ser arrojado a los perros.
El sirviente dijo: “Yo te serví durante diez años, ¿y tú me haces esto a mí?  por favor, dame diez días antes de lanzarme a los perros”, y el rey se los concedió.
En esos diez días, el criado se dirigió al guardia que se ocupa de los perros y le dijo que le gustaría servir a los perros durante los próximos diez días. El guardia estaba desconcertado, pero estuvo de acuerdo, y el criado se dedicó a la alimentación de los perros, la limpieza, a bañarlos y con todo tipo de confort para ellos.
Cuando los diez días habían terminado, el rey ordenó que el sirviente fuera arrojado a los perros para su castigo. Cuando fue lanzado ¡todos estaban sorprendidos de ver a los perros voraces solamente lamiendo los pies del criado!
El rey, desconcertado ante lo que estaba viendo, dijo,
“Qué es lo que ha sucedido con mis perros?”
El sirviente respondió: “Serví a los perros sólo diez días y ellos no olvidaron mis servicios. Sin embargo, le serví por diez años y usted se olvidó de todo, ¡en mi primer error!”
El rey se dio cuenta de su error y ordenó al criado ser puesto en libertad”.

Dedicado a todos aquellos que se olvidan de las cosas buenas que una persona hizo por ellos y tan pronto como la persona comete un error, lo ponen fuera.

También le recomendamos

SIN RODEOS Luis Uriel Acosta Magaña

SIN RODEOS

HUIMANGUILLO REGALA SUBURBAN Una suntuosa Suburban 2017 en color blanco fue entregada por el Ayuntamiento …